¿Se divide Cataluña?

Sin duda alguna, a muchos les gustaría pensar que el proceso sobiranista divide a Cataluña. No es mi percepción. Estas pasadas navidades, dadas al encuentro con amigos y familiares, no faltaba “el tema” en las largas sobremesas. Por supuesto, como en la vida normal, no existía unanimidad, más bien al contrario. Algunos expresaban su voluntad de votar no, otros, la extraña vía intermedia generada para contentar a quienes han visto fracasado su intento de una España plurinacional del “sí-no”, otros tenían decidido no votar porque no se sentían concernidos. Finalmente, quizá más de la mitad, confesaban sin tapujos su “Sí-sí”. Probablemente estos últimos son los más convencidos, dado que sostienen (y los hechos los avalan) que no hay otra alternativa. Podríamos pensar que esta diversidad de opiniones podría llevar al conflicto, pero quienes sostienen esta tesis, desconocen todo sobre la situación interna de nuestro país. Pensar diferente no conlleva ninguna rivalidad ni recelo. Antes al contrario, entre los partidarios del no o los de las dudas se percibe una aceptación de la decisión mayoritaria, quizá con la molestia de la incertidumbre, pero con la voluntad de participar activamente en la construcción del nuevo estado.

Pesa, sin duda, que la permanencia en España conlleva la ruina. Y no me refiero a la ruina económica, sino a la moral, puesto que ser español en plena dictadura del PP resulta ser muy desmoralizador. El “no”, el “sí-no” y el “no votaré” se trata de una postura más sentimental que práctica. Todos (o quizá quienes no habitan la parte alta de la Diagonal) saben que con la independencia no perderán nada, e incluso pueden salir ganando, desde un punto de vista estrictamente material. Pero les duele, no tanto la independencia de Cataluña como la impotencia de España para resultar atractiva y seductora, la imposibilidad de reinventarse para el acomodo de la diversidad. La idea que están perdiendo un país que, gracias al fanatismo postfranquista de conservadores y la estupidez cómplice de socialistas, se disuelve rápidamente. Muchos se sienten españoles por origen, identidad, apego emocional. Podrían sentirse cómodos con una España imaginada, democrática, abierta, plurilingüe, pluricultural… pero tienen tras de sí una España real, involucionista, desigualitaria, latifundista, oligopólica, casposa, cuya cerrazón hacia lo diferente se ha convertido en el principal símbolo de la identidad.

Los partidarios del Sí-Sí están, en cambio, contentos, decididos, optimistas. Ello no significa que sean ingenuos, al contrario. Son conscientes de las dificultades y el juego sucio y las cartas marcadas en las que se tomarán las decisiones. Por ello, suelen ser discretos y prudentes en las comidas de Navidad en las que coexisten diversidad de opiniones. La norma es el respeto. Son conscientes que la Cataluña estado se forjará con entusiastas y reticentes, con personas que se sienten catalanas, que se sienten españolas, y sobre todo con quienes (quizá la mayoría) les da lo mismo, y contemplan, en todo caso, el nuevo estado, como oportunidad para huir del desastre español; de las castas extractivas del Santiago Bernabéu; de los antiabortistas de Rouco y Gallardón; de la furia privatizadora de Aguirre-González; de la estupidez supina de Wert; del blandismo cómplice de Pérez-Rubalcaba.

Cataluña, contrariamente a los deseos ulsteristas del PP, no está ni estará dividida. Básicamente porque la españolidad o la catalanidad sentimental no está reñida con los intereses comunes de una población sumamente mezclada, que no tiene conciencia de pertenecer a un grupo, sino a múltiples identidades, y que en todo caso, comparte voluntades. Dividir a Cataluña, objetivo expresado por el gran dinamitador de España, José María Aznar, es confundir el sueño con la realidad; el deseo indecente con la complejidad; la propaganda con el hecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s