Aragón

Una quarta parte de mis orígenes son aragoneses, concretamente de la zona de Barbastro y Sesa. Antepasados míos, no sé muy bien por qué razones, llegaron a Barcelona hacia 1918 o 1919, por lo menos es lo que deduzco a partir de algunos comentarios que me hacen pensar en la Huelga de la Canadiense, y episodios de la guerra sucia entre patronos y obreros. Debo anticipar que mi familia se hallaba entre los segundos.

La relación con la comarca de origen se mantuvo a lo largo de los años. Especialmente mi abuela y tieta solían pasar cada verano algunos días en su pueblo. Mi hermana llegó a conocerlo, así lo atestiguan algunas fotografías en blanco y negro, con imágenes de gallinas, perros y animales, lo cual para niños de ciudad resultaba fascinante. Por mi parte, no tengo ni recuerdo ni constancia documental de ninguna de esas visitas. Sí en cambio, recuerdo un viaje a Zaragoza pocos días antes de las fiestas del Pilar de 1974, visitas a familiares cuyo nombre o genealogía era capaz de recordar, y por supuesto, a fichar delante de la patrona de la ciudad. Lo que más recuerdo, en todo caso, es la visión de aquellas bombas que no explotaron, según reza la leyenda, por intervención divina, pero probablemente por las dificultades de montar una industria de guerra como Dios manda. Claro, que entonces no me explicaron que nuestra familia se hallaba entre quienes las lanzaban, a escasos kilómetros de la ciudad con la frustrada intención de tomarla.

Ciertamente, aquellas estancias debían resultar placenteras. Y prosiguieron cuando la abuela era ya demasiado mayor para desplazarse. Los años iban forjando unas relaciones que las canas van fortaleciendo o alejando, confianzas y desencuentros, como cualquier otra persona con circunstancias familiares.

Llegó un momento en que mi tieta dejó de volver. La propaganda de algunos medios de comunicación había provocado lo impensable. “Los catalanes lo queréis todo”. “Cataluña roba a España”, y otra serie de sandeces por el estilo. Lo paradójico es que los reproches fueran de aragonés a aragonés, de personas que compartían orígenes y referencias, y hacia personas “sin comerlo ni beberlo”, con pocas, o nulas adscripciones políticas y escasas contradicciones identitarias. En cierta manera, algunos comentaristas radiofóniocos, tertulianos, articulistas, especialmente hacia mediados de los noventa, empezaron a realizar exitosamente una tarea de intoxicación entre la opinión pública. No era el único caso. Algunos amigos de orígenes tan variados como el mío, empezaron a administrar episodios parecidos, lugares comunes, ofensas gratuitas, resentimientos inexplicables. La derechona cavernaria empezó a convertirse en adicta al exabrupto en el momento en el que el nacionalismo catalán barró el paso a Aznar en 1993. El regreso del franquismo sin demasiado maquillaje acabó disolviendo viejos lazos.

Lo peor de todo, fue la estupidez de la estrategia. Acabó empujando a varios aragoneses, andaluces, extremeños, hacia el independentismo en español, cosa que a muchos les cuesta de creer. Es lo que tiene la política agresiva de “los míos contra los otros”; la distinción entre presuntos “catalanes buenos y catalanes malos”, en cierta manera, la  transposición entre “españoles buenos y españoles malos” con los que la escuela franquista decoraba los textos escolares.

Y bien. Resulta que en Cataluña todos tenemos orígenes diversos. Pero aquí mandamos los antifranquistas. Aquí no toleramos a los fachas. Aquí no comulgamos con los adictos a Radio Ruanda desde la COPE o Intereconomía. Y todos estos, no solamente han acabado por distanciarnos emocionalmente, sino que han precipitado lo impensable; el independentismo de los que nuestro apellido acaba en –ez (yo soy un vivo ejemplo). Y el problema es que esto no se arregla con una disculpa que ni siquiera, por un irracional orgullo, los ofensores no piensan jamás conceder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s